• EspacioSublime

Deja de cometer estos errores al decorar tu cama

Actualizado: oct 26


El dormitorio y en especial la cama es uno de esos muebles al que más atención le debemos prestar, ya sea que decidamos echarnos a ver la tv o una película, o simplemente relajarnos leyendo un libro antes de caer en los brazos de Morfeo.



La cama tiene un rol protagónico en la casa y fácilmente el más importante, ya que sin una cama adecuada no tendríamos el descanso correcto para enfrentar los nuevos retos que se presentan cada día.


Y nó sólo debemos mirar la funcionalidad y buena calidad de la cama, sino que como todo lo que entra por los ojos, una cama bien presentada y decorada es perfecta para darnos la bienvenida luego de un agotador día.



O para ayudarnos a empezar el día de buen humor, por eso es crucial lograr una cama que sea cómoda, funcional y estética.


La comodidad es clave para tener un descanso que nos repare, un dormitorio no debe estar muy caliente ni frío, la ropa de cama se debe sentir fresca y no pegajosa o incómoda al contacto con la piel.



La cama es en escencia nuestro pequeño nido en el mundo, por ello es un lugar muy personal y sagrado, pero aún un espacio tan preciado como este puede ser víctima de errores comunes de decoración y elección de ropa de cama, aquellos pequeños detalles que hacen la diferencia.


Aquí te compartimos cuatro de esos errores tan comunes y cómo solucionarlos de manera rápida.



1) No estás en línea con tu cuerpo


Es muy fácil comprar un endredón porque luce hermoso en la revista, el catálogo, o en la presentación de la tienda, y te encanta que se tan acolchado y sedoso.


Pero cuando lo colocas en tu cama y tratas de dormir en el, sientes que te asfixias y no puedes conciliar el sueño porque estás empapado en sudor, ese hermoso endredón es literalmente un sauna.



No busques lo más lindo o lo más económico, sino busca lo mejor que funcione con tus preferencias a la hora de dormir.



Considera estos dos detalles a la hora de seleccionar el endredón; el clima en donde vives y cómo te gusta dormir.


Ciertamente en el mercado hay una gran variedad de endredones, pero simplifica tu elección con estas dos categorías; ligero y todo el año. Los cobertores ligeros son perfector para estaciones como verano, ya que la tela respira mejor y no te sobrecalentarás.



En cambio, las de todo el año son un tanto más gruesas, ideales para días y noches más frías, por lo general si vives en lugares con estaciones marcadas puedes tener un cobertor de cada tipo y rotarlo, de lo contrario uno es más que suficiente, considera si tu lugar de residencia es más caliente o frío la mayor parte del año.


Un consejo extra para tener en cuenta durante la selección del cobertor: los hombres sudan más que las mujeres, así que para una cama de pareja encuentra un punto medio, no sería justo que el duerma empapado en sudor o ella se pele de frío.



2) No te obsesiones con los números de hilos


Quizás no conocías este término cuando fuiste por primera vez a comprar tus sábanas, y te quedaste pensando, 'definitivamente está sábana es superior porque tiene un conteo de hilos de 300 y la de allá sólo 100'.



Ten cuidado porque en muchos casos, el número de hilos es sólo una estrategia de marketing para hacerte comprar la opción más cara.


Más importante que los hilos, es ver la calidad de la fibra, el número de hilos se refiere a la cantidad de hilos que se atraviesan vertical y horizontalmente en un cuadrante.


Una sábana puede tener un número de hilos alto pero eso no significa que sea de mejor calidad, las mejores fibras que deberías buscar son algodón Egipcio o 100% algodón, lo que resulta en sábanas de buena calidad, que dejan respirar tu piel y no se desgastan o rompen al poco tiempo.



3) Sólo usas sábanas blancas


No es que las sábanas sean malas, son una excelente forma de darle un look maduro y sofisticado a tu dormitorio.


Pero si todos tus juegos de cama son blancos, vas a pasar de sofisticado a aburrido.



Puedes darle un toque personal a tu juego de cama, mezclando colores y textures; claro no te estamos diciendo que hagas algo loco con lo que no te sientas a gusto, ni que tires tus sábanas blancas.


Piensa en tu juego de cama cómo si fuera un outfit con el que saldrás a la calle, este no siempre será el mismo y variará de acuerdo a como te sientas ese días, aplica ese concepto aquí.


Combinaciones geniales con toques de color pueden ser blanco con rosa palo o blanco con azul marino, y los puedes ir rotando a lo largo del año para darle un aspecto fresco a la cama.



4) La cama luce demasiado perfecta


Lograr el look de cama bien arreglada pero que no parezca la de un hotel u hospital es todo un arte pero es fácil de lograr.



En realidad la mayoría de fotos en revistas de decoración suelen presentar camas así, ordenadas y limpias pero no perfectas.


Un truco sencillo para lograr una presentación similar, es tender la cama como normalmente lo haces pero dejar la manta o colcha al pie de la cama extendida pero que muestre sus pliegues, esto da la apariencia de una cama que invita a relajarse.


¡SIGUENOS EN PINTEREST!




  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Instagram Icon

© 2020 por Espacio Sublime.